Monday, October 09, 2006

A chronicle of my adventures in Mendoza, Day 1 / Crónica de mis aventuras en Mendoza Día 1

Sunday, October 8th

Domingo 8 de octubre

Well, I have finally arrived at the heart of the wine industry in Argentina: the Province of Mendoza. I will be here for the next seven days and will be doing my best to report back to the blog with my stories, impressions, experiences, and things I’ve learned. I will hopefully be meeting with government officials, academics, and owners of vineyards in order to find out first-hand their view on the rapid growth of the industry over the past fifteen years. I apologize in advance for the delay on the Spanish-language version, as I will be running it through my Spanish professor in Buenos Aires for grammatical errors.

Finalmente he llegado al corazón de la industria vitivinícola en la Argentina: la Provincia de Mendoza. Estaré acá por los siete días siguientes y espero poder escribir una crónica con relatos, impresiones, experiencias, y todas las cosas que vaya aprendiendo. Espero estar reuniéndome con oficiales del gobierno, académicos, y dueños de las bodegas para averiguar de una manera personal datos sobre el rápido crecimiento de la industria durante los últimos quince años.

This morning I awoke at 4:35 in order to make a 6:30 flight to Mendoza. I wanted to get to Mendoza early to settle in and organize myself. The flight was uneventful (I watched an episode of the new NBC series “Studio 60 on the Sunset Strip” written by Aaron Sorkin of West Wing fame) and we arrived in Mendoza around 8. After picking up my baggage I was walking out of the airport in search of a taxi when I ran into a soccer team. At first it was just a team, and then I saw the warm-ups that they were wearing. It was Independiente, one of the “Big 5” of Argentina, along with River Plate (more on them later), Boca Juniors, San Lorenzo, and Independiente’s rival, Racing. Unfortunately I’m not a fan of Independiente and didn’t recognize any of the players. I would later find out that they were heading back to Buenos Aires after suffering a humiliating 3-1 loss to Godoy Cruz of Mendoza City the night before.

Esta mañana me levanté a las 4.35 para tomar el vuelo que partió del aeroparque a las 6.30. Quería llegar a Mendoza muy temprano para acostumbrarme y organizarme. El vuelo fue tranquilo (miré un capítulo de la nueva serie de NBC, “Studio 60 on the Sunset Strip” escrito por Aaron Sorkin quien es conocido por su trabajo con el show “West Wing”) y aterrizamos cerca de las 8. Después de buscar mis valijas, estaba caminando por el aeropuerto cuando vi a un equipo de fútbol. Al principio, pensé que se trataba de un club cualquiera . Pero cuando me acerqué vi el símbolo de sus camperas. El equipo era Independiente, unos de los más grandes de la Argentina, junto con River Plate (hablaré sobre ellos más tarde), Boca Juniors, San Lorenzo, y el propio rival de Independiente, que es Racing. Desgraciadamente no soy un fanático de Independiente y no reconocí a ningún jugador. Después supe que ellos estaban regresando a Buenos Aires luego de sufrir una pérdida vergonzosa contra Godoy Cruz de Mendoza la noche anterior.

I got to the hotel around 9 and at first thought that I had made a mistake. I knew it wasn’t going to be the classiest of establishments – I had chosen it because it was the only hotel I could find that had in-room internet access – but it was located in a nondescript neighborhood right next to a major highway. Anyway, I paid the cabbie and checked in, leaving my bags behind the desk because my room wasn’t ready yet. I proceeded to sit down with my laptop when I remembered that I needed a power strip that allowed the U.S. plug to be connected. I had one of these power strips in my room in Buenos Aires and had seen them all around in hardware stores, so I figured the hotel would definitely have them in the rooms or at least have one to borrow. Unfortunately I was wrong. Not only did they not have the power strip, but they couldn’t find the correct single-plug converter either. Thus, the adventure began. Obviously, on a Sunday morning the hardware stores wouldn’t be open. So they told me to head two kilometers away to Wal-Mart of all places. I must say that I’m not a big fan of Wal-Mart (I spent considerable time in them this past summer for my job, and I can confidently say that Target is far superior) but it was my only option. So the front desk ordered up a taxi which was at the front door within 5 minutes. I hopped in and asked the driver if he could wait for me at Wal-Mart while I looked for the power strip.

Llegué al hotel cerca de las 9 y al principio pensé que sería un error escoger ese hotel. Sabía que no era u de cinco estrellas – lo escogí porque fue el único que pude encontrar que tenía acceso a Internet en los cuartos – pero estaba ubicado al lado de una autopista en un barrio anondino. Pagué al taxista e hice el check-in, dejando mis valijas atrás del escritorio central porque mi cuarto no estaba listo aún. Procedí a sentarme con mi notebook cuando me acordé de que necesitaba una zapatilla . Yo tenía una zapatilla que habría podido utilizar pero la había dejado en mi cuarto en Buenos Aires, porque asumí que el hotel tendría una para prestarme. Desgraciadamente me equivoqué. Así que comenzó la aventura de encontrar una zapatilla. Fue obvio que no iba a ser fácil durante la mañana de un domingo. La empleada del hotel me sugirió que fuera a Wal-Mart. Tengo que decir que no soy un fanático de esa cadena de supermercados (pasé bastante tiempo en Wal-Mart el verano pasado por mi trabajo, y puedo decir con confianza que Target es muy superior) pero era la única opción. Fui en un taxi y pregunté a la taxista si podría esperar mientas que buscaba una zapatilla para poder enchufar mi computadora portatil.

We rolled into the Wal-Mart and I quickly realized this wasn’t a normal Wal-Mart. It was a “SuperCenter”, meaning it had an auto center, a garden center, and a bunch of other things. So I jumped out of the cab and was greeted with a “Buenos Dias” by an old lady at the door and promptly got lost. I finally found the electric department which had an entire wall of power strips, although none of them has the inputs that I needed. I left and we proceeded to Carrefour, which was basically the exact same size as Wal-Mart. I wondered how these big box stores had affected downtown Mendoza. Carrefour had basically the exact same selection as Wal-Mart. When I returned to the cab, the driver, Carlos, offered to call his son who had lived in Fort Lauderdale, Florida for some time and was likely to have what I was looking for. When I thought about it, everything I needed was on my computer – my contacts, the addresses of the agencies I was going to be going to, the emails between me and the people in the wine industry – so I said, why not. His son didn’t have the plug, but he proceeded to call his wife who thought she had what I was looking for.

Cuando llegamos a Wal-Mart me di cuenta de que no era un Wal-Mart tradicional. Era un “SuperCenter” que tenía un centro de autos, un vivero, y muchas otras cosas más. Cuando entré a la tienda, fui saludado con un “Buenos Días” por una señora mayor en la puerta (algunas cosas no se diferencian entre continentes ¿??), de pronto me sentí perdido sin ninguna idea de dónde debía buscar la zapatilla. Finalmente encontré el pasillo de electricidad y había una pared entera de zapatillas, aunque ninguna tenía las fichas que yo necesitaba. Salí y fuimos a Carrefour, que era prácticamente idéntico a Wal-Mart en su apariencia y tamaño. Me pregunté sobre el efecto que estas tiendas gigantescas habían causado en los negocios del centro de la ciudad. Carrefour tenía la misma selección que Wal-Mart. Cuando regresé al taxi, el chofer, Carlos, me ofreció llamar asu hijo quien había vivido en Fort Lauderdale, Florida, por algunos años y probablemente tenía la zapatilla que yo buscaba. Cuando pensé en la situación, me di cuenta de que todo que lo que yo necesitaba estaba en la computadora – mis contactos, las direcciones de las agencias que iba a visitar, los mails dirigidos a la gente de la industria de vino – así que, yo le respondí: “¿Por qué no?”. Su hijo, finalmente, no tenía la zapatilla, pero su esposa pensó que ella sí la tenía.

We headed to Carlos’s house where I met his wife, who had a power strip that wasn’t what I was looking for, but would do. By this time, Carlos and I had become good buddies. A retiree from the printing press plant of a major paper in Mendoza, Carlos now has to drive a taxi because he can’t live off his retirement check. He has one son who is an illegal immigrant working as an electrician in Florida and a son who is a taxi driver in Mendoza. Interestingly, he is the son of Syrian immigrant and visited his relatives there a number of years ago. He has two Syrian brothers, due to his father’s dual marriages – one to his Argentine mother and one with his Syrian mother. As Carlos said, “He was a good Muslim.”

Entonces, fuimos a la casa de Carlos donde conocí a su mujer quien tenía una zapatilla que no era exactamente la misma que yo buscaba sin embargo me sería de mucha utilidad a. En ese momento, Carlos y yo ya éramos amigos. Un jubilado de un taller de imprenta de un periódico grande en Mendoza, el propio Carlos, ahora tiene que conducir un taxi porque no puede vivir sólo con la plata de su cheque de jubilación. Él tiene un hijo que es un inmigrante ilegal en Florida, donde trabaja como electricista y otro hijo que conduce un taxi en Mendoza (fue él que había vivido en Florida. No entiendo esta parte. Cuántos hijos?). Lo que fue interesante fue el hecho de que Carlos era un hijo de un inmigrante de Siria y había visitado a sus parientes allí hacía ya varios años. Tiene dos hermanos sirios, debido a que su padre se ha casado dos veces. Como Carlos dijo, “él era un buen musulmán.”

After waking up so early and an hour touring around Mendoza, I was happy to return to the hotel to find my room ready. I went upstairs and took a great siesta for two hours. The rest of the afternoon was spent eating some lunch at the hotel’s restaurant, shooting off some emails, and listening to my River Plate beat Boca Juniors 3-1 in the “superclasico.” I’m starting to think that I really am a “mufa” – as Argentines call someone who brings bad luck – as yesterday I went to see Ferro play against Aldosivi and left disgusted at halftime as Ferro looked horrible and was losing 2-0. I later found out that Ferro came back to tie the game at 2-2. Then today I didn’t make the effort to go to a café to watch the game and instead listened to the game to only have my millonarios win 3-1. Who knows…

Después de despertarme tan temprano y de pasear por Mendoza durante casi una hora , estaba contento de regresar al hotel para ocupar un cuarto disponible. Siguiendo la tradición del interior del país, tomé un gran siesta que duró aproximadamente dos horas. Pasé el resto de la tarde comiendo en el bar del hotel, enviando mails, y escuchando la victoria de River contra Boca, 3-1, en el súper clásico del domingo. Estoy empezando a pensar que soy verdeadamente verdaderamente mufa, porque ayer fui a ver el partido de Ferro contra Aldovisi y me fui a la mitad del partido, indignado porque Ferro estaba jugando horrible y estaban perdiendo 2-0. Más tarde supe que Ferro empató 2-2. Hoy ya no intenté ir a ningún café para ver el partido, preferí mirarlo por televisión. Por supuesto, mis millonarios ganaron 3-1. ¿Quién sabe…?

Last night I took the bus into the city, which was an adventure in and of itself. I ended up asking someone on the bus to tell me where to get off, and everyone was very helpful. I hate being the dumb tourist or sticking out in those kinds of situations, but this time it was necessary. I finally got to the center of the city, which I remembered quite well from the time I came to Mendoza last year for a few days. I was in the mood for some brick oven pizza and came across, “Ché Pablo’s” right on the main drag. I ordered up a medium pizza and a small (375 mL) bottle of Norton 2004 Classic red wine. I’m sure ordering this generic wine in Mendoza would be looked down upon by wine enthusiasts, but I had drank this wine a couple nights before and had really liked it. After dinner I walked around a bit before taking a taxi back to the hotel for 6 pesos.

Anoche tomé el colectivo al microcentro y esto fue otra aventura. Pregunté a alguien en el micro sobre el lugar donde debía bajarme y todos me ayudaron mucho. Detesto ser el turista estúpido en estas situaciones, pero esta vez fue necesario. Llegué al centro de la ciudad alque recordaba bastante bien desde mi última visita. Quería pizza a la piedra y encontré “Ché Pablo’s”, ubicada en la Avenida San Martín. Pedí una pizza mediana y una botella chica de Norton 2004 Clásico (vino tinto). Estoy seguro de que l este vino genérico sería muy mal visto por los conocedores de vino, pero yo lo había probado en otras ocasiones y me había gustado mucho. Después de cenar, caminé un poco por la ciudad antes de tomar un taxi al hotel que me salió seis pesos.

Tomorrow morning I will be heading to a couple different libraries to make photocopies of articles and books that are only available in Mendoza. Hopefully it goes well. Saludos.

Mañana a la mañana iré a algunas bibliotecas para hacer fotocopias de artículos y capítulos de libros que sólo pueden conseguirse en Mendoza. Espero que todo ande bien. Saludos.

3 comments:

PauL said...

Parece que por ser el primero, fue un dia mas que interesante. Demasiado largo para hacer la traduccion, no?
Suerte, no te emborraches mucho.

Anonymous said...

ah, que comienzo mas loco para tu viaje, Gavin! espero q el resto sea menos frenetico y muy exitoso, con muchas muestras deliciosas de "argenVino." Tenme al tanto! (una expresion q aprendi hoy q quiere decir que quiero saber q te pasa!)
besitos, sra

Anonymous said...

Bueno, no se mucho sobre la industria vitivinicola argentina! pero despues de leer unas de las primeras paginas de tu cronica, escritas antes de tu llegada en mendoza, tuve las siguientes reacciones:
1 Tengo razon que los argentinos beben mas vino en el otono? sabes por que?
2 Yo se q tu idea original fue investigar las relaciones agriculturales entre EU y la Argentina. es eso lo que todavia tratas de hacer, usando el vino como ejemplo que pueda tal vez ayudarte a comprender problemas mas grandes y generales?
3 la pregunta q se destaca para mi: si un pais puede ganar mas dinero exportando un producto-- como el vino—en vez de venderlo a su propia poblacion, es bueno para la salud economica de ese pais? es a causa de la globalizacion? y es justo que la poblacion del pais no pueda obtenir ese producto tan facilmente come el resto del mundo? como no soy economista, tal vez hago preguntas tontas. si puedes explicarmelo, Gavin, no lo hagas durante tu semana especial! necesitas todo el tiempo posible para tu trabajo!
Q emocionante estar alli como investigador! me encanta imaginarte alli!
sra